Solidaridad Obrera - Vocero CNT-AIT Catalunya i Balears

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Entrevista a Julio Reyero

E-mail Imprimir PDF

 

Llevas años dedicándote a investigar y documentar la trayectoria social, económica y política de la Iglesia Católica, ¿podrías explicarnos desde cuando y a qué se debe ese interés?

 

Hace unos 10 años comprendí que si acumulaba noticias de todo lo que me llamaba la atención (antimilitarismo, ecología, especulación, sindicalismo, etc...) no era capaz después de realizar una investigación en profundidad ni procesar la ingente cantidad de información que se genera a diario. Entonces decidí mantenerme informado ligeramente de todos los temas que nos afectan, pero acumular todas las noticias, libros y documentos que cayesen en mis manos sobre religión. Es inevitable que habiendo nacido y viviendo en un país esencialmente católico la mayor parte de la información es referente a la Iglesia Católica, que por otra parte es una de las religiones monoteístas más peligrosas (si no la que más) por el carácter evangelizador que tiene.

 

¿Qué has descubierto en estos años de estudio?

Tengo que decir que muchas cosas y algunas muy sorprendentes. En primer lugar no imaginaba hasta qué punto los sacerdotes podían hacer gala de la hipocresía. Nunca ví nada igual ni en el poder político (y ya vemos cómo se las gastan) ni en el económico. Por otro lado constaté que la idea de que han perdido poder, que ya no ejercen la influencia que tenían antes, que “no pintan nada” como se dice habitualmente en algunos círculos, no refleja en absoluto la realidad. Han obtenido beneficios bursátiles no hace muchos años de la especulación inmobiliaria, alimenticia, e incluso de la fabricación de armas; evaden del país a miembros de sus organizaciones buscados por la justicia por delitos de abusos sexuales (y en ocasiones ni siquiera han tenido que hacerlo y no son molestados); se les investiga por blanqueo de dinero procedente del narcotráfico; tienen monjas y sacerdotes en prisión condenados por genocidio en un Tribunal Penal Internacional (ver Apología de la Blasfemia, de Jean Paul Gouteux); y todo ello con el respeto de las élites que se llaman democráticas al único Estado Teocrático que existe en Europa gracias a la generosidad cristiana de Mussolini.

Por otro lado, la divulgación del resultado de tus conclusiones ha llevado a la Iglesia Católica a demandarte por ello ¿no es cierto? Por un lado, ¿a qué crees que es debido? y por otro ¿has recibido apoyo de otros afectados o asociaciones que se hayan solidarizado con tu situación?

Sí, no les sentó nada bien, aunque la demanda que el arzobispado de Toledo ha dirigido contra mí y contra la CNT de Toledo ha sido únicamente por el título y las imágenes que ilustraban el cartel de una conferencia que dí en aquella ciudad, y no se han atrevido a cuestionar el contenido de la misma. Les reto a que lo hagan y a que denuncien también en consecuencia a El País, El Mundo, ABC, Público, Martínez Roca, Planeta, Espasa, y otras publicaciones y editoriales del país de donde he sacado información que les compromete. ¿Y cuál ha sido la causa de la denuncia? Pues creo que en primer lugar les ha molestado profundamente que alguien se atreva a llamar a las cosas por su nombre en uno de sus feudos, y en segundo lugar han probado a ver si me callaba bajo la amenaza de tener que pagar una multa de 30.000 euros (al menos eso piden de fianza). Me acusan de transgredir los artículos del Código Penal vigente que castigan la “Provocación para la Discriminación” y el “Escarnio de los Sentimientos Religiosos” (510.1 y 525 respectivamente). De momento los servicios jurídicos del Sindicato han contestado a este absurdo con tres escritos de alegaciones en los que se defiende la libertad de expresión frente al intento rastrero de criminalizar la visualización de su actividad delictiva, algo que todo el mundo puede confirmar en las hemerotecas.

Para mí ha sido fundamental no sentirme solo. Tanto la CNT como la FAI respondieron desde el principio y me han apoyado solicitando nuevas conferencias por otras ciudades así como poniendo a mi disposición una excelente y profesional defensa jurídica (un saludo Leo). Al mismo tiempo artistas como Javier Krahe, Leo Bassi, o Rafael Iglesias se han mostrado interesados en el caso porque sufrieron o sufren ataques de organizaciones religiosas vinculadas al catolicismo o directamente de fanáticos religiosos instigados por el lenguaje agresivo que se utiliza desde los púlpitos. También la Unión de Ateos y Librepensadores emitió una nota de solidaridad con el caso y han sido multitud las personas que individualmente me han dado ánimos para seguir con la labor de denunciar los crímenes que se cometen por parte del poder religioso.

Últimamente el Gobierno del Estado Español ha legislado nuevas leyes en materia social que han suscitado duros ataques por parte de la Conferencia Episcopal Española, ¿qué opinión te merece?

Pues sinceramente creo que los cambios que ha habido a los que haces referencia, que supongo que serán fundamentalmente el matrimonio homosexual y la modificación de la ley del aborto, no justifican en absoluto la respuesta dada por la CEE. Es curioso observar que mientras se sucedían las grandes manifestaciones antiabortistas y en favor de la familia (en contra de la equiparación de derechos de los homosexuales, hablando en plata) se estaba negociando el incremento de la asignación de la declaración de la renta. De un 0,4 por casilla marcada con una X pasaron a recibir después de aquello un 0,7 lo que se tradujo en un incremento de más de 70 millones de euros, un 25% a pesar de que únicamente había aumentado un 1% la cantidad de gente que marcaba la casilla de asignación a la Iglesia Católica. Después del anuncio de este cambio se acabaron las protestas a pesar de que ninguna de las dos leyes han sido revocadas ni modificadas lo más mínimo. Y es que cuando hicieron balance al año siguiente sobre lo percibido admitieron que estaban más que satisfechos con el resultado. Quien no llora no mama, dicen. Habrá que preguntarse en la próxima protesta que hagan qué se está negociando por detrás.

El 7 de noviembre el Papa visitó la ciudad de Barcelona. La visita ha suscitado una gran polémica, entre otras cosas, por el despilfarro económico que el Estado está invirtiendo en plena crisis económica y después de la reforma laboral y próximos recortes del gasto público en materia social. ¿A qué crees que se debe esta claudicación a las exigencias de la Iglesia Católica?

No creo exactamente que sea una claudicación a una exigencia de la Iglesia, entendido como que vaya en contra de los intereses de quienes gestionan el gobierno y aún así estos cedan. No se entiende si se ve como despilfarro, pero sí bajo el prisma de la “inversión”. El gasto de dinero público se hace sin control ni coherencia con el discurso de austeridad que nos están aplicando a los trabajadores porque lo sacan de las arcas públicas para llenar los bolsillos privados de los amigos empresarios que sí harán negocio con la visita. No hay más que ver el caso anterior en Valencia. De aquel suceso incluso hay indicios de delito en los contratos de emisión televisiva del evento y estoy seguro de que el señor Camps y sus amigos quedaron encantados de aquel negocio... ¡perdón! de aquella visita piadosa. Quienes seguramente no salieron bien parados fueron los ciudadanos valencianos que tendrán que fregar los platos del festín y a quienes sí va dirigido el lenguaje del recorte y de la austeridad. Y tras la fiesta hay que recordar que viene la resaca, así que con más razón.

Pero también el motivo puede ser otro añadido, y es la influencia que el catolicismo tiene en gran parte de nuestra representación política actual. Diría que Cataluña en este aspecto está lejos de ser una excepción. No sólo hemos visto las declaraciones hace muy poco tiempo de Duran i Lleida sobre los homosexuales que “se curan”, también las actuaciones de miembros destacados del PSOE ruborizarían a cualquiera que se haya creído el papel de rojos ateos que se les adjudica en televisión y prensa. Están los ejemplos del catolicismo militante de José Bono o Paco Vázquez, el Congreso creacionista que montó el señor Belloch en Zaragoza en plena Expo del agua o su intención de dedicar una calle a Escribá de Balaguer, o el hecho de que Jose Luis Rodríguez Zapatero es el presidente del gobierno en toda la historia de la democracia que más dinero ha entregado a la Iglesia Católica.

CNT-AIT Barcelona y asociaciones de ateos y librepensadores catalanas están al frente de una plataforma en contra de la visita del Papa, bajo el lema "Yo no te espero: En defensa de la laicidad". Dicha plataforma es la que está movilizando la respuesta laica y atea en la ciudad. ¿Quieres hacerles llegar algún mensaje?

En primer lugar agradecerles el esfuerzo y animarles a que el mensaje permanezca más allá de esas fechas. Y por último, pero no menos importante, advertirles a ellos y al resto de la gente que lea esta entrevista que en los momentos difíciles que nos está tocando vivir, y viendo que el futuro próximo no pinta nada bien, tengamos en cuenta que la Iglesia intentará liderar la alternativa al liberalismo capitalista como si no tuviesen nada que ver sus acciones con la situación que sufrimos. Se me saltan las lágrimas al ver en las puertas de Iglesias y Obispados carteles anunciando conferencias contra la pobreza, contra el paro, contra la crisis. Criticando la avaricia de los especuladores y hablando de solidaridad. En Cádiz llegaron a proponer públicamente que la gente entregase el 10% del sueldo (volvemos al diezmo) para Cáritas.

Para el movimiento libertario estos lobos con piel de cordero no son nuevos. En épocas llamadas de crisis aparecen como si la situación no fuese su responsabilidad, a pesar de haber participado como el que más y de haberse lucrado con la especulación más asquerosa. Buscan que la gente vuelva a mirar al cielo piadosamente y se dedique a la oración con la esperanza de que las cosas cambien. La finalidad es destruir una respuesta de enfrentamiento de clases y sustituir las reivindicaciones de justicia social revolucionaria por la caridad que tanto conocemos. No les subestimemos, porque en el momento en que se ponga en evidencia esta vieja táctica conoceremos su lado más oscuro: aquél que les llevó a abrazar sin ambages la dictadura de exterminio que sufrió este país casi 40 años.

Entrevista realizada por Genís Ferrero, afiliado al SOV de Barcelona.